Schimpansenbaby im Loro Parque | Foto: zoos.media

Open Philanthropy Project – grandes donantes de la industria de derechos animales

Exclusivo para zoos.media – 21.11.2018. Autor: Philipp J. Kroiß

64.000.000$ en donaciones para la industria de los derechos animales en pocos años – ¿quién está detrás? Este artículo aclara lo que hay detrás y la problemática de estos sistemas.

Open Philanthropy Project – grandes donantes de la industria de derechos animales

Muchos se preguntan de dónde la industria de derechos animales saca tanto dinero. Merece la pena hechar un vistazo a los grandes donantes. Uno es por ejemplo el Open Philantrophy Project (OPP). Con menos de 2.300 me gusta en Facebook no parece una empresa multimillonaria, aún así, destapó activistfacts.com, que desde 2016 alrededor de 64.000.000$ fueron donados a la industria de derechos animales.

Conexiones con la HSUS y otras organizaciones cuestionables

Millones fueron destinados a diferentes agentes de la industria de derechos animales – entre ellos a la HSUS. Pero las conexiones fueron aún más estrechas: un asistente especial del antiguo director ejecutivo de la HSUS, Wayne Pacelle, fue hecho responsable del bienestar de los animales en la ganadería.”Animal welfare is not the true ideal for Bollard and his allies, but rather animal liberation. A key part of this is stopping the use of animals for food” constató activistfacts.com.

ClimateWorks – una organización para nada transparente y con una motivación más que cuestionable -recibió otra parte del dinero. OPP también apoyó MoveOn.org. Una página que se hace responsable del ascenso del demócrata Bernie Sanders, a quien la HSUS hubiese querido ver como presidente y para quien hizo tanta publicidad que no solo resultó intrusivo sino hasta sospechoso.

OPP & The Guardian

The Guardian ha desarrollado un concepto interesante: El propietario del periódico, el Scott Trust, fundó theguardian.org, para conseguir privilegios fiscales en cuanto a las donaciones, de las cuales algunas se utilizan en proyectos especiales de The Guardian. Una junta dirigida por John Paton, antiguo director ejecutivo de Digital First Media, regula la organización sin fines de lucro y debe votar sobre las subvenciones a The Guardian y otros destinatarios.

Aquí el OPP también toma cartas en el asunto y esto se nota en los artículos del periódico. Como filántropo uno puede influenciar de distintas maneras el Guardian, según explica el periódico mismo aquí. De esta forma uno puede influenciar el desarrollo de una sección determinada del periódico. El ejemplo nombrado suele ser la sección sobre el medio ambiente. La European Climate Foundation, integrada en la red de ClimateWorks, fomentó significativamente esta sección. Y recibió a su vez 170.000.000$ de ClimateWorks.

¿Quién hay detrás?

OPP es financiado mayormente por el cofundador de Facebook Dustin Moskovitz y su mujer Cari Tuna, una antigua reportera del Wall Street Journal. Originariamente el proyecto se creó formando parte de GiveWell en cooperación con Good Ventures, el cual tambien fue fundado por Moskovitz  y Tuna, con el fin de gastar la mayor parte del dinero antes de la muerte de los fundadores. Quienes apoyaron a los demócratas.

20 millones de dólares fueron para Clinton – la tercera mayor donación que recibió durante la campaña presidencial. La pareja es un claro ejemplo de como los millonarios consiguen influenciar la política y la prensa. Lo cual consigue encubrirse haciendo pasar el dinero a través de varias fundaciones.

¿Cuál es el problema?

El problema es fácil de explicar: algunas personas consiguen con millones comprarse el camino hacia la política y la prensa, para poder lanzar una determinada campaña. Al final un grupo formado por políticos, prensa y NGOs influye en las elecciones y presenta una grave amenaza para la democracia. Puede que Clinton no ganara, pero no se sabe si se puede decir lo mismo de los filántropos. Las posiciones extremas naturalmente toman beneficios de la polarización. Si uno no apoya a un grupo político, automáticamente está en su contra, pero una posición crítica y entremedia es difícil de encontrar.

Los activistas siempre consiguen llegar a estos extremos – aunque a la vez. Radicales de izquierda a la vez que nazis marchan por los derechos de los animales. No importa la dirección, la industria de derechos animales se beneficia del radicalismo y la polarización de la sociedad. Esto también se ve a través de políticos, para decirlo con cautela, que son apoyados:

Bezahlt die HSUS Politiker in den USA für deren Entscheidungen?

Mientras en público hay una fuerte tendencia hacia un lado u otro – era practicamente imposible criticar a Clinton, sin ser calificado como seguidor de Trump, aunque este no fuese el caso, y viceversa – los activistas esperan en ambos lados. Lo más peligroso para estos es la posición crítica entremedia, la cual no debe ser confundida con el oportunismo.

El problema respecto al OPP es, que si uno tiene los medios, puede comprar una NGO y el trabajo político y periodístico correspondiente. Lo cual lleva la democracia a un callejón sin salida. Quien no hace uso de este sistema, pierde la oportunidad de hacer oir su punto de vista. No hay que dejar lugar a la falsa suposición, que los círculos republicanos no hallan al menos intentado lo mismo. ¿Pero acaso es correcto que algún día alguien pueda decidir las elecciones solo por haber puesto en práctica este sistema, o por tener a su disposición millones que otros no tienen?

El problema es simplemente la falta de transparencia – requiere mucho tiempo investigar todas las conexiones, viendo por cuántas estaciones intermedias pasa el dinero en el ejemplo del OPP. Está claro que esto no se puede prohibir – lo que The Guardian, Clinton y OPP hacen es al fin y al cabo completamente legal. Lo que sí debería garantizar el legislador es una transparencia en cuanto al flujo del dinero en las NGOs, las cuales se benefician de ayudas estatales a base de ser consideradas de utilidad pública. De esta forma no se tardaría horas en investigar los flujos monetarios y se podrían hacer clasificaciones simplemente a base de hechos.

Comparte esta publicación