Von PETA getöteter und entsorgter Hund in einer Plastiktüte, die in einem Mülleimer gefunden wurde - tausenden erging es gleich oder ähnlich. | Foto von http://whypetakills.com (Nathan J. Winograd)

Tasa de mortalidad 2018: PETA vuelve a matar muchos animales

Exclusivo para zoos.media – 08.02.2019. Autor: Philipp J. Kroiß

La autoridad competente ha publicado las cifras del refugio de PETA: Una tasa de mortalidad de un 71% frente a una tasa de adopción del 1,4%.

Tasa de mortalidad 2018: PETA vuelve a matar muchos animales

El horror no cesa en el refugio de PETA en Norfolk, Estados Unidos. Una vez más nos han llegado cifras alarmantes de la autoridad competente.

Estadística conforme a las cifras del Virginia Department of Agriculture and Consumer Services (VDACS) | [Nota: Del año 1998 son conocidas solamente las cifras del segundo semestre.]

Externalización de matanzas

Este perro murió a manos de PETA – igual que muchos otros, a pesar de estar sanos y de ser adoptables. | Foto de http://whypetakills.com (Nathan J. Winograd)

El refugio de PETA es un llamado “kill shelter”. A diferencia de los “no-kill shelters”, no solo eutanasian, sino que matan también cuando no está médicamente indicado – por falta de espacio por ejemplo. En Alemania un refugio así no sería legal. El problema que muchos tienen con los llamados “kill shelters” es, que en estos refugios mueren animales que a lo mejor están sanos y podrían ser adoptados. Por desgracia, en Estados Unidos esto es legal. Normalmente los “kill shelters” tienen una tasa de mortalidad de aproximadamente 40%. La de PETA este año supera el 70%. La media de los últimos años supera el 80% – es decir el doble de un kill shelter “normal”.

Durante el transporte, las matanzas se externalizan prácticamente, ya que PETA solo coopera con otros “kill shelters”. En los últimos años ya ha habido incoherencias: El experto Nathan J. Winograd indicó que los animales que habían sido registrados como “transferidos”, no aparecían en los informes anuales de los refugios a los que supuestamente habían sido llevados. Naturalmente esto embellece las estadísticas y PETA comenzó a “transferir” más animales, cuando la inmensa tasa de mortalidad fue atrayendo más y más atención – ¿coincidencia?

La gran tasa de mortalidad es inusual, pero la baja tasa de adopción es mucho más chocante. Un animal, que llega al refugio de PETA, prácticamente no tiene posibilidad de encontrar un nuevo hogar.

¿”Adopt Don’t Shop”? ¡Sí claro!

Quién no conoce las fotos en las cuales pseudo-celebridades sostienen una mascota en brazos para PETA, queriendo hacer algo bueno: quieren que más animales sean adoptados de los refugios. En realidad una buena causa, pero PETA definitivamente no es el socio adecuado, gran cantidad del dinero invertido en este tipo de campañas, evidentemente no llega a los animales en el refugio de PETA.

La enorme tasa de mortalidad de PETA frente a la baja tasa de adopción, de 1998 hasta 2018.

Este año PETA tiene una tasa de adopción de un 1,42%. Es decir, de 100 animales que llegan al refugio, ni siquiera dos, encuentran un nuevo hogar – y eso con un presupuesto de decenas de millones de euros. Prefieren invertir millones en campañas difamatorias y medidas de autopromoción, a la vez que en la desinformación de los ciudadanos, antes que en la adopción de sus propios animales. Esto es lo que PETA entiende bajo “ethical treatment”, es decir tratamiento ético, ya que se consideran las “personas por el trato ético de los animales”. Al parecer quien tiene animales y prefiere matarlos antes que renunciar a un gran cartel publicitario, actúa éticamente.

PETA es la misma organización que pinta a gente, que daría todo por su animal, que lo cuida día a día y de esta forma apoya a la verdadera protección de animales, especies y de la naturaleza, como maltratadores y dice que no es ético tener a un animal. ¿El cuidador de animales de un zoo, que cría a mano al embajador de una especie en peligro, es un maltratador y PETA la autoridad que lo juzga, aunque prefiere dejar morir a los animales, antes que renunciar a una campaña publicitaria? Quien de verdad cree, que una organización que actúa como PETA, tiene algo que ver con protección de especies, se equivoca.

El lema de PETA parece ser: “Kill Don’t Adopt!”

PETA Alemania apoya a PETA EEUU

Chihuahua Maya – arrebatada a sus dueños por PETA y luego matada. | Foto de http://whypetakills.com (Nathan J. Winograd)

La misma persona encabeza PETA EEUU y PETA Alemania, Ingrid Newkirk. Ella claramente defiende las matanzas. Si en Alemania fuese legal operar un refugio semejante, PETA seguramente también lo haría aquí. Pero el sistema es parecido al sistema “no-kill” en EEUU: eutanasia solo cuando médicamente adecuado o necesario. Matar porque sí no es legal en Alemania. Sin embargo, PETA Alemania defiende las acciones de PETA EEUU en una página instalada especialmente para ello.

PETA Alemania miente sobre el concepto “no-kill” y presenta a PETA EEUU como una especie de servicio de eutanasia. Hay que saber, que PETA tiene una idea totalmente errónea de lo que es la eutanasia. Newkirk una vez explicó, que la eutanasia es un regalo para un perro o gato que no es querido o deseado. Sacrificar a un animal porque no es deseado o querido, no es eutanasiarlo, es matarlo. Se sacrifica a un animal solamente por indicación médica – para ahorrarle sufrimiento. Todo lo demás, lo que no está médicamente indicado, es matar. Muchos refugios quieren renunciar a ello – a matar animales sanos y adoptables – pero los “kill shelters” matan también a estos animales.

Varios casos demuestran que PETA también mata animales sanos y adoptables, el caso de la chihuahua Maya, arrebatada a sus dueños y matada pocas horas más tarde, es quizás el más conocido. PETA tuvo que pagar una multa muy alta por ello. Lo mismo ocurrió con otros muchos animales el mismo día, pero la mayor parte de los afectados no tiene los medios necesarios para enfrentarse a PETA ante los tribunales. Con un presupuesto anual de decenas de millones es fácil pagar a un buen abogado. Seguramente tampoco fue una época fácil para la familia que luchaba por Maya, con un oponente tan fuerte, pero lo hicieron por su querida perrita. La gran malloría de animales acogidos por PETA, según los resultados de una revisión oficial hace algunos años, son sacrificados en las 24 horas siguientes a su acogida – los animales ni siquiera tienen una oportunidad justa de encontrar una nueva familia.

„No defendemos un “derecho a vivir” para los animales“

PETA le quitó a este perro, la oportunidad de encontrar un nuevo hogar. Lo mismo ocurrió con otras decenas de miles de mascotas. | Foto de http://whypetakills.com (Nathan J. Winograd)

“Los animales… recibieron el regalo de la eutanasia, y para ellos fue el mejor regalo que jamás recibieron. ¡Cómo te atreves a pretender ayudar a animales y dar la espalda a aquellos, que quieren una salida de un mundo indiferente! – Ingrid Newkirk, fundadora & presidenta de PETA
[Original: “The animals… got the gift of euthanasia, and to them it was the best gift they’ve ever had. How dare you pretend to help animals and turn your back on those who want an exit from an uncaring world!”]

Esta cita, una vez más, muestra la ideología de PETA, o más bien de la persona que está detrás de la organización a nivel internacional. A través de una definición de eutanasia, completamente enfrentada a la realidad, pretenden ser los salvadores de los animales – como si supiesen lo que éstos piensan. El gran problema de esta ideología es también el hecho, que Newkirk no diferencia entre personas y animales, según ella, una rata es un cerdo es un perro es un niño, todos son animales. Si cambiásemos los animales en las citas por personas, rápidamente nos acordaríamos de una época muy oscura en Europa.

Ingrid Newkirk explica muy claramente, que PETA no defiende un “derecho a vivir” para los animales. Todos deberíamos plantearnos, si el gobierno debería o no apoyar este tipo de organizaciones en un futuro.

Maquinaria mortal posible solo gracias a donaciones

Perros sacrificados por PETA, encontrados en bolsas de plástico en un contenedor de basura. Este perro es una de entre diez mil víctimas de PETA. | Foto de http://whypetakills.com (Nathan J. Winograd)

Sería tán fácil acabar con esta maquinaria mortal: simplemente no más donaciones. Sin embargo, como PETA invierte millones en campañas que pulen su imagen e influyen en sus objetivos, la gente fácilmente cae en la trampa pensando que hace algo bueno. Lo cual no es el caso. Todo lo que PETA hace, lo hace con la descrita, falsa ideología en mente. Los actos, aunque algunos puedan ser considerados como no negativos, no se pueden separar de la ideolgía que hay detrás. Quien dice no defender un “derecho a la vida”, no defiende la protección de especies – PETA mismo lo admite – y es cuestionable, como semejante declaración, puede ser compatible con un compromiso por los derechos animales.

Las donaciones a PETA Alemania, son destinadas en primer lugar, a la financiación de personal y relaciones públicas. Si alguien dona diez euros, está pagando 9,50€, para que el personal tenga algo que hacer y una oficina donde hacerlo. Los 50 céntimos restantes cubren las acciones legales y los gastos de viaje. Eso es todo – al menos según su propia declaracíon de transparencia.

A diferencia de PETA, los zoos y acuarios modernos luchan por la vida de los animales, la supervivencia de sus especies y la preservación de sus hábitats. Persiguen activamente la conservación de especies, investigación y educación – lo cual está funcionando, muchas especies ya han podido ser salvadas de la extinción. PETA no ha salvado ni una única especie. ¿Dónde está PETA cuando las poblaciones de orcas se enfrentan a la extinción? Protestando contra quienes quieren proteger a las orcas salvajes e invierten millones en proyectos correspondientes. ¿Dónde estaba PETA cuando el hurón patinegro y el cóndor californiano solo pudieron ser salvados gracias a la conservación ex-situ? ¡No ahí! Pero los zoos sí que estaban y salvaron a ambas especies. Cosas similares se pueden decir sobre el bisonte europeo y muchas otras especies como la Ameca-Elritze.

La hostilidad de PETA se extiende precisamente a aquellos que luchan con éxito por los animales, sus especies y hábitats. Hay que decidir durante cuanto tiempo esto puede seguir así.

Enlaces adicionales

Comparte esta publicación