Wombat-Portrait aus dem Zoo Duisburg | Foto: zoos.media

¿Podría como visitante reconocer si los animales viven en buenas condiciones?

Durante una visita al zoológico, algunos animales pueden dar la impresión de que estar aturdidos o infelices. Pero esta breve imagen puede transmitir una sensación engañosa.

El león está dormitando en una esquina. El mono está sentado frente a sus cuerdas de escalada y no se mueve. Por lo que los visitantes del zoológico pueden sospechar que los animales están aturdidos debido al encarcelamiento y creen que no se encuentran bien o que tienen alguna carencia. Sin embargo, los observadores deben tener en cuenta que sólo han sido testigos de un breve instante de la vida del animal en el zoológico.  Quizás acababa de comer el león y está durmiendo una siesta. O los monos acaban de haber estado columpiándose y jugando durante dos horas y en ese momento están descansando. El día tiene 24 horas, si durante la visita al zoológico se encuentra un animal aparentemente apático en una esquina, eso no quiere decir que no hace otras cosas a lo largo de todo el del día.

Por desgracia, es cierto que aún existen zoológicos en donde a los animales se les cuida de forma inadecuada,  ya sea bien por un cuidado incorrecto o por un mantenimiento en condiciones inapropiadas.  Por lo general, la escasez de dinero es la causa.  Aunque en este caso, no sea fácil de identificarlo por parte del visitante, hay signos evidentes de falta de un alojamiento adecuado. Por ejemplo, cuando un animal no tiene manera de esconderse en su recinto. En algunos casos también es posible ver signos de falta de cuidados por las condiciones externa del animal.  Si las garras están excesivamente largas, indicaría que hay escasez de aseo físico. Sin embargo, la apariencia también puede inducir a error,  debido a que en el caso de algunos mamíferos pueden mostrar externamente una apariencia enfermiza y descuidada, pero la razón puede ser que estén con la muda del pelo o en el caso de las aves mudas del plumaje.